CONSEJOS BASICOS PARA MEJORAR EL PLANETA

MOJACAR SE MUEVE es consciente de la problemática del calentamiento global,

la contaminación en general del planeta y la escasez de agua. Bien es cierto, que

este problema sería de muy fácil solución si los que realmente están implicados,

gobiernos y multinacionales ( ¡son la misma cosa! ) tuvieran la misma conciencia que

nosotros. Pero bueno, aún así, un pequeño gesto de cada uno de nosotros como individuos en nuestro hogar y en nuestro día a día, también ayudará a reducir las emisiones de CO2 y a mantener más limpio y puro nuestro barrio-pueblo-país-planeta.

Los consejos que a continuación os vamos a dar son simples y generales, podéis adaptarlos de manera cómoda a vuestra vida, cuantos más de ellos sigáis mejor, pero esto no es ni mucho menos un DOGMA MEDIOAMBIENTAL, que cada uno haga lo que buenamente pueda por reducir su propio consumo energético.

Este esfuerzo de todos nosotros como individuos nos lo agradecerá el planeta, si no a nosotros, por lo menos a los que nos sigan.

CONCIENCIACION PERSONAL

La mayor parte de la energía que se usa en las viviendas españolas se dedica al uso de la calefacción y a la producción de agua caliente sanitaria. De hecho, ambas partidas suman el 66% del gasto energético familiar, mientras que el 34% restante se invierte en el uso de los electrodomésticos (16%) de la cocina (10%) la iluminación (7%) y el aire acondicionado (1%).

Conviértete en parte de la solución, como individuo, haciendo un mínimo esfuerzo o simplemente cambiando algún hábito. Además contribuirás enormemente difundiendo el mensaje y concienciando a los que te rodean.

Planta un árbol al menos .Un sólo árbol absorbe una tonelada de dióxido de carbono a lo largo de su vida. Evita en todo lo posible la tala de árboles innecesariamente. Tenemos que mantener los pocos que tenemos. Las zonas verdes y bosques son el pulmón del planeta.

Educa a tus hijos sobre la importancia de cuidar nuestro entorno. Apoya la educación ecológica en las escuelas y la comunidad. Las futuras generaciones tendrán que tratar con enormes problemas ambientales, como el calentamiento global, el delicado equilibrio de la biodiversidad, cómo deshacerse de los desperdicios incluyendo deshechos nucleares y contaminantes, además de los impactos potenciales de los organismos modificados genéticamente. Asegúrate de que entienden y pueden involucrarse en la protección del ambiente a través de los programas que se organicen en sus escuelas.

Recicla siempre que puedas. Incluso artículos como las pilas, las cajas de cartón, el acero y el latón pueden reciclarse. El vidrio es reciclable al 100%. La fabricación del aluminio es uno de los procesos industriales de mayor consumo energético y de mayor impacto ambiental. Modere la utilización de papel de aluminio y plástico para envolver.

Recuerde que los tetra-bricks se fabrican a partir de finas capas de celulosa, aluminio y plástico que son muy difíciles de separar, lo que dificulta enormemente su reciclado.

Las pilas, algunas de las cuales tienen en su composición componentes peligrosos, sobre todo si entran en contacto con el agua, deben tener un tratamiento diferenciado y una recogida y confinamiento específicos para que no produzcan deterioros medioambientales ni afecten a la salud humana. La utilización de pilas recargables, en aquellos equipos que lo permitan, es otra buena forma de reutilización de productos. Siempre que pueda opte por un reloj, calculadora o aparato que, o bien no funcione con pilas, o que utilice pilas recargables

Pregunta a las autoridades ambientales de tu localidad dónde puedes reciclar los deshechos. Siempre que te sea posible, compra artículos usados o reciclados. Lleva tus propias bolsas a las tiendas y evita los empaques excesivos. Aprovecha todas las posibilidades que ofrezca tu municipio para la recogida selectiva de basuras, depositándolas en los contenedores especiales. Exige la presencia de contenedores si todavía no han llegado a tu barrio.

Compra alimentos cultivados en tu localidad. La producción en masa el transporte

de alimentos alrededor del mundo es una de las peores prácticas de desperdicio

de la tierra. Adquiere productos locales. Esto te ahorrará dinero, te permitirá utilizar

técnicas amigables con el ambiente, te ayudará a evitar el consumo de pesticidas

tóxicos, y ahorrarás energía. También ayudaras a la economía de tu zona y a la

promoción de los productos locales.

Conduce menos y utiliza más el transporte público. Caminar y utilizar la bicicleta son buenas opciones. Son formas fáciles y efectivas para hacer una gran diferencia en cuanto a la cantidad de combustibles fósiles que quemamos, la contaminación que producimos y la contribución que hacemos al calentamiento del planeta. Tener un coche de bajo consumo y mínima emisión de CO2 es lo ideal si podemos disponer de el.

EN TU HOGAR

Como hemos comentado antes, la mayor parte de la energía que se usa en las viviendas españolas se dedica al uso de la calefacción y aire acondicionado, por ello debes de aislar tu hogar. Una de las formas más sencillas y efectivas para ahorrar energía es asegurarte de que tu casa está aislada del frío en invierno y del calor en el verano. Arregla las ventanas y puertas que cuelguen, aísla el calentador de agua y las tuberías, y usa alternativas para el aire acondicionado o usa éste sólo cuando sea necesario.

Si tienes calefacción central, gradúe el termostato a unos 20 grados centígrados y abríguese un poco más dentro de la casa. Cada grado suplementario representa un 7% más de consumo energético. Baja el termostato 2 grados en invierno y súbelo 2 grados en verano. Con este sencillo ajuste, podrás ahorrar unos 900 kilos de dióxido de carbono al año.

Usa bombillas de luz de bajo consumo: ahorran hasta un 75% de energía. Las bombillas incandescentes sólo aprovechan en iluminación un 5% de la energía eléctrica que consumen, el 95% restante se transforma en calor, sin radiación luminosa. Sin embargo, las lámparas de bajo consumo se encienden instantáneamente y apenas desprenden calor

No olvides apagar la luz cuando salga de una habitación o la luz diurna sea suficiente. Evita mantener encendidos innecesariamente televisores, vídeos, equipos de sonido y todos aquellos aparatos que no se estén utilizando. Usa la lavadora llena: ahorrará agua y electricidad.

FRIGORIFICO

Usa la temperatura correcta para conservar los alimentos. El ajuste del termostato debe estar entre los números 2 y 3 en lugares de clima templado y entre 3 y 4 en sitios calurosos.

Descongela tu frigorífico: la escarcha crea un aislamiento que puede acarrear un 20% de consumo eléctrico suplementario. Manten la parte trasera del frigorífico y el congelador limpia y ventilada. Instalados en malas condiciones, consumen hasta un 15% más.

Si se forma escarcha en el congelador, descongelalo antes de que la capa de hielo alcance 3 mm de espesor: podrá conseguir ahorros de hasta el 30%. No introduzcas nunca alimentos calientes en el frigorífico: si los deja enfriar fuera, ahorrará energía. Cuando saques un alimento del congelador para consumirlo al día siguiente, descongélalo en el frigorífico, en lugar de hacerlo en el exterior. De este modo, tendrás frigorías sin gastos de energía. Abre la puerta lo menos posible, unos segundos bastan para perder buena parte del frío acumulado.

EN LA COCINA

Procura que el fondo de los recipientes sea ligeramente superior al fuego o zona de cocción: aprovecharás al máximo el calor de la cocina.

Habitúate a la olla a presión. Consumen menos energía y ahorran mucho tiempo. Hierve solamente el agua que necesitas. Tapa las cacerolas durante la cocción: consumirá menos energía y hervirá antes.

Calentar el agua con gas en lugar de hacerlo con electricidad, evita que cada familia emita a la atmósfera, como media, hasta media tonelada de CO2 al año. Es mucho mejor el butano frente a la vitrocerámica.

Aprovecha el calor residual de las cocinas eléctricas y los hornos apagándolos

unos cinco minutos antes de terminar de cocinar los alimentos. Si dispones de

vitrocerámica, usa el programa económico. Ten siempre en cuenta que utilizar el

microondas en lugar del horno convencional supone un ahorro entre el 60 y 70% de

energía y un ahorro considerable de tiempo.

AHORRA AGUA

Tenemos que considerar el agua como un bien escaso, aunque esté a nuestro alcance con solo abrir un grifo, la mitad del planeta sufre de sequía. Debemos de evitar su derroche y desperdicio como si de alimento se tratase

Usa la lavadora llena: ahorrará agua y electricidad.

No malgastes el agua, hierve solamente el agua que necesita.

Repara los grifos o ducha que gotean.

No uses el inodoro como un cesto de basura, un inodoro que continúa fluyendo puede desperdiciar hasta 200 mil litros de agua en un solo año. Los sistemas de doble pulsador o de descarga parcial para la cisterna del inodoro ahorran una gran cantidad de agua. Si no dispones de estos, un truco muy bueno es meter una botella de 2 litros llena de agua dentro el depósito de la cisterna, así ahorraremos 2 litros en cada descarga.

Una ducha rápida utiliza menos agua caliente que una bañera llena (y ahorra energía). Detener el agua durante el enjabone en la ducha. Supone un ahorro de 30 litros por ducha.

No deje los grifos abiertos innecesariamente. Cuando laves los platos, o te limpies los dientes o al regar las plantas no desperdicies nunca el agua. Tenga también en cuenta que en los grifos se pueden colocar reductores de caudal (aireadores), los cuales reducen el consume considerablemente.

Las plantas y el jardín se cuidan mejor con sistemas de control de tiempo, goteo, el cual consigue ahorros hasta del 90%. Riega tus plantas y el jardín al anochecer o amanecer. Así evitarás que se evaporé gran cantidad del agua de riego.

Cierra levemente la llave de paso de vivienda, no apreciarás la diferencia y ahorrarás una gran cantidad de agua diariamente.

Lava los platos en el lavavajillas. Lavar a mano con agua caliente puede resultar hasta un 60% más caro que hacerlo con un lavaplatos moderno a plena carga. Por otra parte supone un gasto de energía por ello no ponga en marcha el lavavajillas hasta que no esté totalmente lleno y siempre que puedas utiliza los programas económicos o de baja temperatura.

Cuando te bañas con agua caliente, puedes aprovechar el agua que se malgasta antes de que salga el agua caliente recolectándola para diferentes usos (regar, fregar etc…)

El cambio climático es una realidad que hay que tener en cuenta ya que afectará directamente a nuestros hijos y los hijos de estos. Con unos pequeños cambios en la vida cotidiana de cada uno de nosotros podremos ayudar a no empeorarlo más y si compartimos esta información quizá podamos mejorar. Si no cambiamos, en los próximos 50 años vamos a ver serias catástrofes debidos al calentamiento global. Debemos exigir a nuestros gobiernos más energías renovables y limpias. Ya que tenemos tantas horas de sol, la energía solar es perfecta en nuestro país. Muévete en tu municipio y exige más soluciones para este problema que nos afecta a todos como seres humanos de este planeta. Solo cuando el último árbol sea cortado, el último río secado y el último animal matado, el hombre se dará cuenta que el dinero no se come. Menos destrucción y más soluciones para lo que ya hemos destruido.

MOJACAR SE MUEVE sigue en activo cogiendo fuerza y forma, para ASOCIARTE no dudes en visitar nuestra web www.mojacarsemueve.com donde encontraras información de todas nuestras actividades y donde podrás aportar tus ideas e iniciativas.

Arlene Mccoy

Volver arriba